Con la llegada del verano se hace realmente necesario modificar nuestros hábitos alimenticios, ya que con la llegada del sol y el aumento de temperaturas debemos no solo nutrirnos de manera más sana, si no también es importante un incremento de la hidratación.

Debido a esto es necesario que modifiquemos nuestra dieta con alimentos que nos supongan una mayor hidratación, efecto que conseguiremos incrementando el consumo de alimentos que contienen cantidades mayores de agua y fibra.

Cada individuo tiene unas necesidades específicas de hidratación en función de factores como la edad, el sexo, el metabolismo, el nivel de actividad física y las condiciones ambientales. Estas necesidades aumentan en ciertos grupos de población como los ancianos, los niños o los deportistas.

Los niños y mayores son especialmente vulnerables a la deshidratación

Los niños y mayores son especialmente vulnerables a la deshidratación, por lo que deben tener especial cuidado con las consecuencias de la deshidratación, ya que pueden tener deteriorado el mecanismo de detección e identificación de la sed, o por el contrario, que aún no se ha desarrollado lo suficiente. Por eso, es necesario controlar que estos colectivos ingieran la suficiente cantidad de líquido, incluso sin tener sed.

La hidratación es fundamental para el buen funcionamiento del organismo, ya que buena parte nuestro cuerpo está compuesto por agua. Además es un elemento esencial para la mayoría de los procesos que se dan en nuestro organismo, por ello debemos asegurarnos que el agua que ingerimos nos garantiza una correcta hidratación.

El agua es el componente principal del cuerpo humano: normalmente representa el 60% del peso corporal en hombres adultos, y es ligeramente inferior, un 50-55%, en mujeres debido a su proporción más alta de grasa corporal. El cerebro y los músculos son aproximadamente un 75% agua, la sangre y los riñones un 81%, el hígado un 71%, los huesos un 22% y el tejido adiposo un 20%.

Alimentos que más cantidades de agua contienen

Algunos de los alimentos que más cantidades de agua contienen son las verduras y las frutas, como:

  • Frutas como la sandía, el melón y las uvas.
  • Verduras y hortalizas como la lechuga, el tomate, las acelgas, el pepino, las zanahorias. Un buen complemento en esta época es el gazpacho, que además de ser un alimento muy apetitoso y aportarnos pocas grasas es un complemento muy hidratante.

Además todos ellos son alimentos muy importantes para una dieta sana y además aportan pocas calorías, importante si nos preocupa la ingesta calórica también. Pero no solo esto es suficiente, además hay que acompañarlo de una ingesta de agua suficiente a lo largo del día.

Algunos consejos recomendados para hidratarnos bien en estas fechas

  • Optar por agua y otras bebidas como zumos de frutas naturales, infusiones…
  • No esperar a tener sed para hidratarnos, pues la sed aparece cuando el cuerpo ya está en parte deshidratado. Si no que hay que incorporar la ingesta de líquido a nuestros hábitos diarios y tener siempre alguno a mano.
  • Beber bastante agua no solo durante las comidas, ya que puede dificultar la digestión, sino también entre las comidas. Se recomiendan aproximadamente unos 8 vasos de agua diarios.
  • Tomar diariamente frutas, verduras, caldos, zumos y otros alimentos con buenos contenidos de agua.
  • Aumentar la ingesta de líquidos si se hace ejercicio físico.
  • Sobre todo en personas más vulnerables a no detectar sensación de sed, es importante que conozcan los efectos que produce la deshidratación, algunos de ellos son irritabilidad, dolores de cabeza, mareos y calambres musculares.

Saber+

DÉJANOS TU TELÉFONO Y TE LLAMAMOS*


*En 24h horas, días laborables.

Facebook