La sexualidad humana se caracteriza por no tener una función exclusivamente reproductiva y porque se expresan emociones propias de una inteligencia más evolucionada. Es un regalo de la naturaleza para hacernos más felices.
Sin embargo, y a pesar de que cada vez más padres hablan de sexo con sus hijos, los menores tienen como principal fuente de acceso al sexo Internet. El 53,5% de los adolescentes de ambos sexos, entre 14 y 17 años, han visto porno en Internet (Fuente: Estudio Protégeles) y el 4% de los adolescentes entre 11 y 12 años recibe contenidos sexuales en sus móviles, que debido al impacto emocional que genera, les conduce a comportamientos inadecuados.
La Policía, en sus charlas de prevención para adolescentes, nos recuerda que no es legal el uso de Whatsapp en menores de 16 años. Sin embargo, la práctica totalidad de adolescentes tienen móvil con conexión a Internet y whatsapp, por ejemplo.
Según el Dr. Juan Madrid, médico del Centro Joven del Ayuntamiento de Madrid,

“si desde adolescentes acostumbran a excitarse viendo determinados vídeos, sus preferencias sexuales van a quedar condicionadas posteriormente”.

Las grabaciones de vídeos íntimos o la depilación integral de zonas genitales son ejemplos de nuevas conductas entre adolescentes que crecen con el uso del porno como elemento de educación sexual improvisada.
Pero sin duda el modelo de conducta más grave y preocupante que está introduciendo el porno en la educación sexual de nuestras y nuestros adolescentes es la aceptación de un modelo de relación basado en la dominación, tremendamente machista y que ignora todo tipo de emoción. Los chicos ven porno y deducen que su vida sexual va a ser muy parecida, donde la mujer se ve como un elemento de posesión del hombre.
Un estudio del Ministerio de Sanidad sobre la evolución de conductas violentas y patrones sexistas entre menores concluía que las chicas que habían sufrido insultos subió del 14% al 23% en los últimos 4 años, mientras una encuesta de la Comunidad de Madrid desveló que en el 5,3% de las adolescentes entre 14 y 16 años, el chico con el que salían les había impuesto conductas de tipo sexual que ella rechazaba.
Según este mismo informe, todos los adolescentes creen en la igualdad de sexo, pero la forma en que se desenvuelven sus afectos en la relación de pareja no demuestra esa igualdad. La violencia de pareja hacia las mujeres se cuela por la afectividad y no por la ideología.

El último informe sobre sexualidad y juventud del Injuve, nos informa que el porcentaje de adolescentes que han tenido su primera relación sexual antes de los 15 años se ha duplicado entre 2004 y 2012 (del 5,2 al 12,3%), manteniéndose la edad media a la que se produce la 1ª relación sexual en España en 17 años.

Al autor del estudio, el sociólogo Luis Seoane, le preocupa que los adultos estemos dejando que la educación sexual de los menores evolucione sola y sin control, fruto de la gran hipocresía existente respecto al sexo.

Represión, silencio y pudor han marcado durante siglos las emociones y la sexualidad del individuo, y la lógica liberación sexual no esta siendo educada convenientemente.

¿Has escuchado alguna vez hablar de “inteligencia emocional”?
La inteligencia emocional es el conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender la de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

¿Han educado correctamente nuestra inteligencia emocional? ¿Estamos educando correctamente a nuestros hijos en el manejo de sus emociones? ¿Y nuestras emociones en relación a nuestra sexualidad? ¿Estamos preparados para ayudar a nuestros hijos?

Debemos asumir nuestra responsabilidad como miembros de la sociedad, y más aún como padres, y formarnos de la mejor manera posible para que nuestra siguiente generación, nuestros hijos, tengan una mejor educación emocional y sexual que la nuestra.
Incluir en los planes educativos de los colegios educación sexual, lejos de fomentar el sexo entre adolescentes como gente pueda pensar, les permite mejorar su criterio y elegir lo mejor para ellos.

Facebook

Abrir chat