El verano invita a utilizar sandalias y chanclas. Un calzado cómodo, fresco y bonito, pero que genera problemas para los pies que hay que conocer.

Abrir chat